Cómo elegir el acabado inferior de las baldosas de piedra natural

Publicado en , actualizado el

Natural, pulido, envejecido… Son términos que utilizamos cuando hablamos del acabado superficial de las baldosas de piedra natural. Sin embargo, cuando queremos especificar el acabado inferior de las baldosas de piedra, el de la cara no vista, nos referimos, entre otros, a tres tipos básicos de acabados: calibrado, rectificado y planificado.

Según el país de procedencia de la piedra natural, la maquinaria que se utilice en el corte de las baldosas y las necesidades de instalación de cada proyecto, seleccionaremos un tipo de acabado u otro. A continuación, explicamos en qué casos utilizaremos cada acabado para la cara inferior de la piedra natural:

CALIBRADO

El acabado calibrado se consigue gracias a un proceso de pulido o serrado de la superficie inferior de la piedra natural para conseguir una base lisa y un acabado uniforme y rugoso. En este caso, la baldosa de piedra se ha trabajado a través de un proceso mecánico hasta conseguir un espesor regular en todas las piezas. Es importante para que, a la hora de instalarlo sobre una superficie de paso o sobre una fachada, ninguna pieza sobresalga sobre otra, asientando totalmente sobre el suelo o la pared donde se vaya a colocar.

Un ejemplo habitual de acabado calibrado es el granito. Cualquiera que sea su uso, desde perpiaño para un muro exterior hasta una encimera de cocina, el granito utilizado en la decoración de una casa ha sido calibrado para garantizar un acabado uniforme, regular y rugoso en la parte posterior de la losa.

RECTIFICADO

El acabado rectificado se obtiene con un proceso de abrasión de la superficie inferior de la piedra natural para conseguir una base rayada, con una cierta textura. El resultado es una baldosa de piedra que no tiene un espesor totalmente regular. El proceso de rectificado utiliza herramientas que permite eliminar cantidades muy pequeñas de material, quedando así una rugosidad superficial muy pequeña. Se utiliza en algunas areniscas, cuarcitas o calizas de textura irregular para conseguir una colocación óptima en cualquier superficie.

Este acabado nos permite una generosa unión con el adhesivo utilizado, por la irregularidad del rayado. En piedras con poca absorción es muy beneficioso este tipo de acabado.

PLANIFICADO

El planificado es una solución a medio camino entre el calibrado y el rectificado. Este tipo de acabado para la superficie inferior de las piedras se logra un pulido un poco basto, sin llegar a los niveles de uniformidad del calibrado. Es habitual en piedras naturales como la pizarra, con una textura marcada y exfoliación. La superficie queda lisa y perfecta para su colocación final, garantizando una correcta adhesión y uniformidad.

  • certificado CE
  • certificado BBA
  • certificado CSTB
  • certificado ISO9001
  • certificado DIBT